G-SHOCK
 

LA HISTORIA DE G-SHOCK

Hace más de 30 años, un ingeniero de CASIO venció a las leyes de la naturaleza. Construyó un reloj resistente a impactos y fuerzas centrífugas, así como a la alta presión del agua. Desde entonces, el nombre G-SHOCK equivale a no tener que preocuparse por los límites y a poder tomar nuestro propio camino.

Aquí encontrarás más información sobre el concepto y el desarrollo del reloj más resistente del mundo.

Filosofía

ABSOLUTE
TOUGHNESS
G-SHOCK se desarrolló en una época en la que los relojes todavía se consideraban instrumentos frágiles. Todo comenzó con un joven ingeniero de CASIO que soñaba con "desarrollar un reloj que no se rompiera, incluso al caerse".

Después de ocuparse del estilo con los primeros relojes de pulsera digitales ya en 1974, CASIO ha influido claramente en el mercado de los relojes desde la década de 1980 con el desarrollo del reloj de pulsera G-SHOCK, considerado prácticamente indestructible. El primer G-SHOCK, el DW5000, se lanzó al mercado en 1983. Lo que siguió fue una historia de éxito sin igual, pues los modelos G-SHOCK se convirtieron el modelo preferido de los jóvenes en las ciudades, con su diseño con esquinas y bordes.

Los relojes G-SHOCK a prueba de golpes se convirtieron rápidamente en sinónimo de resistencia, innovación y multifuncionalidad. Por fin ya no había que quitarse el reloj para patinar o para montar en una BMX. Las caídas o impactos no son un problema para G-SHOCK. Ya sea para la rutina diaria, para practicar deporte o para actividades al aire libre en las condiciones más adversas, los relojes G-SHOCK son, desde hace casi 35 años, un auténtico todoterreno y un accesorio de confianza en cualquier situación. A día de hoy, G-SHOCK se ha ganado el privilegio de ser la opción preferida de todos aquellos que desafían los límites.
NEVER GIVE UP
A principios de la década de 1980, Kikuo Ibe era el diseñador de relojes líder de CASIO. En 1981, creó un equipo de trabajo con solo tres miembros con el objetivo de hacer realidad su visión: fabricar un reloj indestructible. Sus esfuerzos estaban destinados a desarrollar el concepto Triple 10. Se probaron materiales muy diferentes, y la resistencia de los primeros prototipos se sometió a los requisitos más exigentes. Pero Ibe todavía no estaba de todo satisfecho, ni siquiera los metales más fuertes protegían completamente el mecanismo digital interno frente golpes y otros agentes externos. Tras meses de mucho esfuerzo, en los que el equipo trabajó más allá de sus límites físicos y mentales, el objetivo parecía cada vez más lejano...

En aquel momento, mientras Ibe observaba a unos niños que jugaban en un parque, se dio cuenta de algo: "El interior de una pelota de goma que bota no se ve afectado en absoluto por el efecto de choque". Gracias a esta observación, su equipo desarrolló un reloj de construcción hueca, con la que el módulo interior quedaba prácticamente suspendido.

La larga y complicada fase de pruebas duró casi dos años. Pero, tras más de 200 prototipos en los que se optimizó constantemente el desarrollo de la carcasa y las distintas piezas, el primer G-SHOCK resistente a impactos se lanzó al mercado en 1983. Ideas revolucionarias como, por ejemplo, el diseño “hueco” de la carcasa, la protección completa y un acolchado de las piezas más importantes fueron los pilares de la resistencia del G-SHOCK y se tradujeron en la producción de un diseño a prueba de impactos que cambiaría el concepto convencional de los relojes y que, a día de hoy, es la base de cada G-SHOCK.
TECNOLOGÍA
Duración de la batería de hasta 10 años, resistencia a una presión de agua de hasta 10 bar y resistencia a impactos en caídas de una altura de hasta 10 metros. Estos son los tres requisitos originales del concepto Triple 10. La forma estable y el diseño robusto surgieron de la mano de la exigencia del desarrollador por conseguir un reloj irrompible. Desde el lanzamiento al mercado del primer G-SHOCK en 1983, los relojes han ido desarrollándose continuamente sin perder por ello su inigualable diseño base. De esta forma, los elegantes modelos MT-G cuentan con la tradicional robustez de G-SHOCK, así como con una exclusividad total. El mecanismo de cuarzo del G-SHOCK de acero inoxidable está protegido por el sistema de amortiguación de CASIO perfeccionado durante casi 35 años, al que la marca G-SHOCK debe su imagen de reloj prácticamente irrompible. Además, la colección MR-G destaca por su acabado cuidado: Los relojes cuentan con una carcasa y una correa de titanio de gran calidad con un revestimiento de carbono tipo diamante (DLC) que lo hace prácticamente imposible de arañar.

Tecnología

A la vanguardia
de los tiempos
Aparte de por su diseño resistente, los relojes G-SHOCK convencen sobre todo por su sofisticada tecnología: desde la alimentación solar ecológica hasta la recepción de señales de GPS y radiofrecuencia, incluida la conectividad por Bluetooth®, G-SHOCK es sinónimo de la tecnología más moderna desde el primer momento.
Más sobre la tecnología